Nuestra Escuela

El Programa Nacional de Formación Docente Permanente, “Nuestra Escuela” es una iniciativa federal, financiada enteramente por el Estado Nacional, que se propone la formación en ejercicio, gratuita y universal para todos los docentes del país.

Se Organiza en dos tipos de componentes

Institucionales, para todas las escuelas de gestión estatal y de gestión privada, desarrollado en tres cohortes a lo largo de tres años. Esto permite la instalación gradual de un dispositivo de formación permanente, universal y en servicio.

Para el proceso de trabajo colectivo en las escuelas, el componente propone un abordaje progresivo de encuadres político-educativos y pedagógico-didácticos, con el fin de interpelar las prácticas docentes, recuperando logros y asumiendo desafíos.

Específicos, centrado en prioridades formativas de actualización y profundización de acuerdo con roles, disciplinas, niveles y modalidades en los que se desempeña cada docente, vinculadas con los objetivos del Plan Nacional de Educación Obligatoria y Formación Docente, está dirigido, por ende, a destinatarios específicos para la mejora de las prácticas de enseñanza. De esta manera, se siguen desarrollando y/o se inician acciones de formación específica buscando alcanzar mayor grado de acceso a las mismas brindadas por el Estado Nacional y los Jurisdiccionales, las Universidades, los Sindicatos, los Institutos de Formación Docente, los Organismos Científicos.

Objetivos:

  • Fortalecer y jerarquizar la autoridad ética, política y pedagógica de las escuelas y los docentes.
  • Promover el desarrollo profesional del colectivo de docentes en tanto sujetos responsables de la política pública educativa para la mejora de la enseñanza y los aprendizajes.
  • Propiciar la profundización de la formación disciplinar y didáctica de los docentes.
  • Promover la producción y circulación de conocimiento e innovación pedagógica generada en escuelas y en otros ámbitos académicos.
  • Apoyar la creación de redes de maestros y profesores desde la unidad escolar y la integración de nuevos sectores del campo socio-educativo.
  • Impulsar el trabajo institucional y colaborativo de los docentes que implique reflexión y transformación de prácticas institucionales y de enseñanza.-
  • Finalmente instalar una cultura de la formación permanente basada en la evaluación participativa como instancia formativa y necesaria para la producción de estrategias de mejora en las instituciones educativas